Importancia de los agroquímicos en la agricultura


La agricultura figura como una de las principales actividades económicas de nuestro país desde antes de la época de la colonización española. Esta actividad está arraigada a la cultura comercial y laboral de todo el pueblo nicaragüense. Desde grandes empresas hasta pequeños productores en las zonas rurales de todos los departamentos.


Existe una gran variedad de cultivos, desde productos de exportación hasta las verduras y hortalizas que consumimos en nuestra cadena alimenticia.


El clima y los suelos  fértiles son elementos que favorecen la producción en Nicaragua, de tal forma que se han convertido una de las fuentes generadoras de empleo.


Los cámaras de producción y los productores se esfuerzan día a día para mejorar las cosechas y combatir la variación del cambio climático, que muchas veces es una de las principales amenazas para todo cultivo.


Es en este último caso, donde entran en acción los fertilizantes, que todo productor debe aplicar a sus cultivos para evitar la invasión de plagas, contrarrestar los daños del viento, la sequía y sobretodo obtener productos fuertes y de calidad.


Pero ¿Qué es un fertilizante?


Un fertilizante o abono es cualquier sustancia orgánica o inorgánica, natural o sintética que aporte a las plantas uno o varios de los elementos nutritivos indispensables para su desarrollo vegetativo normal.


La agroquímica es la especialización de la química que consiste en el uso de sustancias orgánicas en el marco de una industria y en la aplicación de productos químicos (como plaguicidas y fertilizantes) en las actividades agrícolas.


¿Para que los productores deben usar fertilizantes?

Deben ser usados para causar un efecto significativo en los rendimientos de los cultivos, Si aplican fertilizantes en el momento adecuado aumenta el rendimiento de las plantas, reduce la pérdida de nutrientes, aumenta la eficiencia del uso de nutrientes y previene daños al medio ambiente.


Su principal tarea, es aumentar la producción, reponer y evitar deficiencias de nutrientes y propender al mejoramiento sanitario de las plantas.


Existen muchos tipos fertilizantes como los orgánicos, húmedos, fertilizantes minerales,  líquidos, aminoácidos y abonos. Cada fertilizante tiene propiedades y atributos que los productores deben tener presente antes de aplicar según el tipo de cultivo.


Nota: El mal uso de agroquímicos puede afectar la salud humana y el medio ambiente. Los agroquímicos que se utilizan para el control de plagas y los fertilizantes y aditivos destinados a maximizar el rendimiento de las cosechas y mejorar la calidad del suelo poseen una marcada incidencia ambiental y en la salud de las personas y animales.


Es obligación de cada productor aplicar agroquímicos de manera rudimentaria y ejercer prácticas justas que favorezcan el desarrollo sostenible.

Aresa cuenta con una variedad de fertilizantes y su equipo siempre está presto para darte un acompañamiento en tu proceso de producción.